En la actualidad se ofertan ciertos tratamientos disfrazados bajo el nombre de “Férula de descarga” cuya realización dista mucho de ser un tratamiento adecuado al nombre y cuya utilización no resuelve, o incluso empeora, las consecuencias del bruxismo.

  • Una correcta férula de descarga debe ser individual a cada paciente y tener una serie de características que aquí os detallamos:
  • Son de un material duro y rígido (los materiales blandos aumentan el hábito de apretar).
  • Tienen grosor (para permitirnos hacer correcciones de la manera en que contactan los dientes superiores e inferiores evitando interferencias y porque su aumento de grosor, alarga los músculos disminuyendo su capacidad de contraerse y derivando en una relajación muscular).
  • Son planas. No tienen marcada las huellas de los dientes que chocan contra ella, ya que lo que pretendemos es dar libertad de movimientos a la mandíbula y  no perpetuar un mal contacto .
  • Requieren una confección individualizada, condicionada por los dientes de la  arcada antagonista y la relación entre ambas arcadas.