Un disyuntor es un pequeño aparato ortopédico que realiza una expansión del paladar. Aplicando pequeñas fuerzas controladas se consigue ensanchar el hueso maxilar.

Este tratamiento está indicado principalmente en niños con mordidas cruzadas, con una longitud disminuida del arco dentario o para corregir inclinaciones no favorables de dientes y muelas.

En el caso que la ortodoncista diagnostique la necesidad de colocar un disyuntor, se toman unos moldes de los dientes para que el laboratorio realice el aparato a medida.

Suele ser un tratamiento bien aceptado pero, en algunos casos, puede generar ciertas molestias iniciales, sensación de presión o dolor al masticar.