La respuesta a esta pregunta es SÍ.

Sin embargo, la ortodoncia en los adultos tiene un enfoque ligeramente diferente al de los niños, y una duración mayor (alrededor de 2 años).

El movimiento de los dientes es más lento que en niños, los huesos ya no crecen y puede haber pérdida dentales, así como tratamientos anteriores, tales como coronas, implantes, etc. A veces es necesaria la colaboración de varios profesionales (endodoncistas, cirujanos, periodoncistas, etc.).

Estéticamente, algunos pacientes no quieren verse con los brackets metálicos. Para estos casos existen alternativas como brackets cerámicos, que se “camuflan” con el colr del diente o tratamientos de ortodoncia invisible.