Al igual que existen técnicas para el correcto cepillado de los dientes, existe una técnica para usar la seda dental que debe formar parte de tu rutina diaria de higiene bucodental.

Esta técnica es conocida como la técnica del carrete, exige un poco de esfuerzo y entrenamiento las primeras veces, pero una vez aprendida no resulta difícil.

En este post os detallamos los pasos que debéis seguir para realizarla correctamente:

  • Cortar un trozo de seda dental, del largo de tu brazo aproximadamente.
  • Enrollar la mayor parte de la seda en uno de tus dedos índices(al que llamaremos dedo limpio), y enrollar otro poco en el otro dedo (dedo sucio), dejando un “puente” de seda dental entre ambos dedos.
  • Pasar la seda por el punto de contacto entre los dientes, es importante no hacer fuerza a la hora de pasarlo, únicamente con presión ligera y movimientos de vaivén se consigue.
  • Una vez pasado dicho punto, limpiar las caras de los dientes con la seda y sacarla a través del punto de contacto.
  • Para pasar a limpiar los siguientes dientes, desenrollar un poco d seda del dedo limpio, para pasar a enrollarlo en el dedo sucio.
  • Repetir el mismo procedimiento en cada punto de contacto, el dedo limpio se irá quedando sin seda, y el sucio irá recogiendo toda la seda dental con la placa que hemos conseguido limpiar.

Es mucho más fácil llevar un correcto mantenimiento si se sigue una buena rutina, ante cualquier problema no dudes en contactar con nosotros.